El fengshui y otros misterios spameros

Hace ya tiempo que, de vez en cuando, aparecen en mi bandeja de entrada (y en la de todos ustedes, que lo sé yo) un tipo de emails que me pone de los nervios. No sólo porque llenan el correo de tonterías con las que perder el poco tiempo libre que tenemos, sino porque además nos engañan con cebos literalmente INCREÍBLES para que lo reenviemos y se lo pongamos fácil a la gente que se dedica luego a recolectar estos correos para usar todas las direcciones que lleva pegadas y enviarles spam (correo basura) o peor, enviarle correo basura a otra gente en tu nombre, con tu dirección de email. Si un día vas a trabajar y tu jefe te mira raro sin venir a cuento, es probable que haya recibido un email tuyo la noche anterior intentándolo convencer de las bondades de comprarse un alargador de pene. Por ejemplo. (Disculpen la vulgaridad, sólo intento ceñirme a la realidad)… 😛

Esto no sería materia de publicación en un blog de cartas desde China, si no fuera porque uno de los motivos más recurrentes (entre las estampitas de santos virtuales, los correos milagrosos que salvan del cáncer a un niño si se reenvía mil veces, y demás tomapelos de mal gusto) es el de la posibilidad de hacerse rico gracias a alguna técnica de algún supuesto iluminado por… el Fengshui. O mejor dicho… de los famosos y aclamados “chinos de Feng Shui”, que ya protagonizan varias cadenas de las que llegaron a mi poder.

Hoy he recibido esto, y me he descojonado…

HACER LO QUE QUERAIS, YO POR SI LAS MOSCAS OS LO ENVIO, PUES LAS PENAS CON PAN SON MENOS PENAS. BESICOS

Por si acaso los chinos de Feng Shui tienen razón …

Este año, Julio tendrá 5 Viernes, 5 Sábados y 5 Domingos.

Sólo sucede cada 823 años.

Le llaman el saco del dinero.

Mándale esto a todos tus amigos y según dicen recibirás dinero dentro de 4 días.

Según los chinos de Feng Shui el que no lo envíe o comparta se quedará pobre.

Yo en particular no voy a dejar de enviarlo!

Por si acaso!

Hay que ver con lo que se topa una por ahí… x) Lo que me choca de esta cadena, que no es tan desagradable como la de “salva a un niño reenviando este correo”, es que difunde a lo loco ideas erróneas y confusas sobre algo que la gente puede asumir mal por falta de conocimiento de la materia, y también la cosa de tomar a todo el mundo por tonto. Soy más que consciente de que la mayoría de la gente lo reenvía por la simple curiosidad de que este mes tiene 5 fines de semana, y no se cree lo demás. Bueno, habrá quien sí se lo crea, supongo. También supongo que el halo de misterio que envuelve al “feng shui” y todas las palabrotas chinas que no acabamos de entender suscitan una cierta curiosidad que hace que pinches y leas el correo.

Por eso, voy a reirme un poquito del email… 😛

1. Decir “los chinos de Feng Shui” es como decir “los europeos de Física Cuántica”, o más bien “los españoles de Pa Dónde Sopla El Viento” o “los españoles de Viernes de Vigilia”: no tiene ningún sentido.

2. Los chinos tradicionalmente se regían por el calendario lunar, en especial cuando surgieron las teorías del Feng Shui. Por lo tanto, esto de que el Feng Shui diga, desde antes de la invención del calendario gregoriano, que uno va a volverse rico por tener 5 fines de semana en un mes es una chorrada como un templo taoísta de gorda.

Os voy a explicar breve y simplemente qué es eso del fengshui. ¿Es un bicho? ¿Es un avión? ¿Es un matacrisis…? Pues va a ser que no.

El fengshui (literalmente viento-agua) en su origen fue una teoría geomántica relacionada con el taoísmo, que partía de la observación de elementos naturales astrológicos y geológicos para diseñar la disposición de jardines y tumbas, y también la orientación y la contrucción de elementos de las casas para que tuvieran influencias positivas en la vida de sus habitantes. Muchas ideas son en el fondo muy lógicas (cuestiones de ventilación, luz, comodidad, higiene…). Pero hubo mucha picaresca también que dio lugar con el tiempo al asesoramiento de “especialistas” que proponían prácticas supersticiosas y ridículas a cambio de mucho dinero. Algunas de esas supersticiones se asentaron y siguen siendo tradición, como el uso de espejos en alguna pared o ciertos adornos en las puertas “para ahuyentar la mala suerte” o “los malos espíritus”. Pero en un principio, llevar el fengshui a las casas se trataba de orientar la casa a un punto cardinal, a favorecer o evitar corrientes de aire, a aportar condiciones para poder sentirse tranquilo en una habitación, a decidir si poner o no un árbol frente a la ventana, qué parte de un tejado debe ser más alta que otra…

Mao prohibió la práctica del feng shui por considerarla una superstición durante la Revolución Cultural en los ’60, y aún hoy está prohibido asesorar en materia de fengshui de forma profesional en China. En occidente, sin embargo, muchos lo han acogido como un saber místico o casi una ciencia, y se ha manipulado ignorantemente, centrándose en el lado más supersiticioso, hasta convertirlo en una chorrada lujosa para sacarle el dinero a los pijos, supuestamente a cambio de salud, dinero y amor. Algo parecido pasó con el fenómeno “Zen”. Aunque para muchos es un estilo decorativo caro y “asiático”, “zen” es una palabra japonesa que viene del chino “chan”, que fue un tipo de budismo que se dio en China con características diferentes a las de otros sitios, y que no tiene nada que ver con ningún estilo decorativo.

Si vas muy orgulloso y le dices a un chino que tu casa tiene decoración zen, primero te preguntará qué es eso, y luego se reirá en toda tu cara. Enséñale a un monje budista esa cabeza gigante de Buda pinchada en un palo, a ver qué cara pone. Y por último… Prueba a preguntarle si es “un chino de Feng Shui”… Jejeje…

Si de verdad os da curiosidad algo, no os limitéis a asimilar lo que dice un email, y buscad información, que hoy en día lo tenemos demasiado fácil. Y si queréis ganar dinero, todo el mundo sabe que lo más eficiente es poner dientes debajo de la almohada. Así que no os andéis con más cuentos chinos, que en España ya tenemos los nuestros y como buenos nativos, los entendemos mejor. 😉

Ea, pues ahora, ya sabéis lo que hay que hacer: salid a la calle y arrancadle los dientes a cuatro vecinos mínimo. Si no, dentro de 4 días la crisis se comerá a vuestros gatos, Santa Fulanita de Tal se caerá a los matrix-abismos desde su ciberestampita sagrada y algún gracioso creará un nuevo correo basura en tu nombre a los parados de España declarándote Soldado Defensor de la Santa Reforma Laboral. Así que ya podéis ir cogiendo los alicates… Ah sí… Â¡Â¡tonto el último!! ¡¡JUA, JUA JUAAAAA!! xD

Leave a reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>